Durante los meses de invierno, nuestra piel ha estado sometida a un clima más extremo. El frío y el viento, que tan conocido es para todos los que vivimos en Zaragoza, resecan nuestra piel, sobre todo la más expuesta del cuerpo, como es la de la cara. Por eso, ahora que entramos en marzo, y que vamos ya hacia el buen tiempo, es el momento perfecto para empezar a recuperarnos de las agresiones sufridas, para lucir esta primavera y verano una piel luminosa y radiante.

 

Nuestro Plan 10 para una piel radiante

En Ana Manao somos partidarios de cuidarse todo el año, pero desde una perspectiva global, tanto por dentro como por fuera, y es que muchas veces olvidamos que una buena alimentación y unos saludables hábitos de vida contribuyen a que nuestra piel luzca saludable.

Por eso os proponemos un plan 10 con unos sencillos consejos para que incluyas en tu rutina de belleza diaria y también en tu día a día.

 

Bebe al menos 2 litros de agua al día

El agua es vida. No en vano, somos alrededor del 70% agua. Pero nuestras reservas se van perdiendo cada día por los propios procesos fisiológicos del cuerpo. Por ello, es muy importante ingerir a lo largo del día, un mínimo de 2 litros de agua. Hay muchas opciones que te pueden ayudar a llegar a este mínimo, y es que los zumos, las infusiones o el agua infusionada, son una excelente alternativa, además del consumo de frutas y verduras por su alto contenido en agua.

 

Lleva una alimentación equilibrada

A estas alturas, todos conocemos las ventajas de seguir una dieta equilibrada, con un aporte adecuado de nutrientes: proteínas, hidratos de carbono, lípidos y todos los demás nutrientes. Con ello contribuirás al buen estado y funcionamiento de las células del cuerpo. Si eres de los que no pueden volver a casa para comer y tiene que comer en la oficina, te recomendamos que planifiques semanalmente tus menús y prepares en casa la comida para cada día.

 

Descansa un mínimo de 8 horas

Mientras dormimos, nuestro cuerpo trabaja para auto-regenerarse. Cuando dormimos pocas horas o el sueño no es de calidad, nuestro organismo se resiente y las células se agotan. Esto provoca un proceso interno de regeneración más lento. Así que intenta irte a dormir no muy tarde, y en un ambiente que favorezca el sueño: la habitación no debe estar ni muy caliente ni muy fría, en penumbra, y alejada de ruidos. Además, intenta cenar ligero y al menos 1 hora antes de irte a dormir.

 

Libérate del estrés

El estrés es uno de los mayores enemigos de la belleza y la salud. Si estás sometidos a períodos de estrés y nervios, busca ayuda en la relajación y evita el consumo de excitantes como el café.

 

Limpia en profundidad tu piel

Una piel limpia, es una piel que respira. No sólo debemos ocuparnos de realizar diariamente una limpieza, sino que también es necesario liberarla periódicamente de las células muertas. Por sí sola, la piel tiene un mecanismo que la regenera, pero con el paso de los años, este proceso se ralentiza. Para ayudarla, lo mejor es realizar una exfoliación en cabina en un centro estética al menos cada cambio de estación. Luego en casa, podemos hacer un mantenimiento con cremas y geles exfoliantes, cada 10 o 15 días, según el tipo de piel. Conseguirás una piel más luminosa y mucho más jugosa.

 

Hidrata tu piel

El viento y el frío es probable que hayan resecado nuestra piel. Para lograr recuperarla, emplea cremas nutritivas que la hidraten en profundidad. Piensa que la constancia es el mejor consejo de belleza que podamos darte. Por eso, en la hidratación diaria, aplica la misma norma. Ayudarás a tu piel a recuperar la elasticidad perdida, y estará más suave y sedosa.

 

No olvides la piel de codos, rodillas y talones

Probablemente, son las zonas más olvidadas. Y la llegada del verano y del buen tiempo, van a mostrarlas en su totalidad. Para recuperar la suavidad en estas zonas, tendrás que exfoliarlas e hidratarlas a diario con cremas específicas.

 

Algunos tratamientos en cabina que te ayudarán

En belleza, lo importante es un buen protocolo y plan de ataque según el problema específico que presente la piel. En Ana Manao, personalizamos el tratamiento según las necesidades de la piel. Pero por regla general, puedes realizarte una serie de tratamientos que te ayudarán a preparar tu piel para esta primavera:

 

Así que no lo olvides, cuídate por dentro y por fuera para lograr los mejores resultados. ¡Tu piel te lo agradecerá!