El verano conlleva el calor y la pérdida de agua de nuestro cuerpo. Por este motivo escucharás tantas veces que es súperimportante tener un consumo correcto de líquidos, principalmente de agua. Y os preguntaréis… ¿Por qué es tan importante el agua?

Aquí la respuesta: nuestro cuerpo es 60% agua.

Se encuentra por todo y es necesaria para que el cuerpo realice las funciones vitales. Está en órganos de gran importancia como el cerebro, los pulmones, la sangre y por supuesto, en uno de los más importantes que no podemos olvidar porque es el más grande: la piel.

La piel necesita una gran cantidad de agua para evitar la deshidratación a la que es muy propensa debido al exceso de limpieza, mal cuidado, altas temperaturas, cosméticos, estrés… Hay varios factores que favorecen la deshidratación y que afectan en gran medida a nuestro cuerpo. Por ello, te damos varios consejos para combatirla y conseguir una buena hidratación:

  1. Empieza el día tomando un vaso de agua.
  2. Ten siempre tu botella a mano para conseguir beber entre 2 – 3 litros al día. Ahora en verano las pérdidas de agua son mayores por lo que se recomienda un consumo correcto de agua.
  3. Ingiere alimentos ricos en agua como por ejemplo frutas, verduras y hortalizas. Una alimentación variada en frutas y verduras, además, nos aporta antioxidantes.
  4. Consume infusiones, caldos fríos, gazpachos, cremas frías… Todas aquellas preparaciones líquidas saludables y refrescantes.
  5. Evita el consumo de alcohol. Nos produce el efecto contrario, nos deshidrata.
  6. Nunca esperes a tener sed, ese es el clásico error que cometemos. No bebemos agua hasta que no sentimos la sensación de sed y, cuando esta se manifiesta, nuestro cuerpo nos está informando ya de que hay un pequeño grado de deshidratación.
  7. Si te cuesta tomar el agua sola, puedes añadirle frutas, especias o plantas aromáticas para darle sabor. En nuestro blog podrás encontrar un artículo con varias combinaciones apetecibles para dar sabor al agua.
  8. Adecua el consumo de agua al ejercicio físico que realices, sobre todo en verano si practicamos ejercicio en las horas más calurosas.
  9. Evita el consumo de líquidos excesivamente fríos porque empeoran la hidratación, se aconseja entre 15 – 18ºC.

No dejes que este calor te pase factura, haz un consumo adecuado de líquidos y así todos tus órganos funcionaran correctamente.Cuídate y dejamos cuidarte.