No es exagerado decir que sobre los pies se edifica el edificio de la salud. El equilibrio tanto físico como mental empieza en los pies, la base que nos sostiene.

Descubrir la importancia del pie para nuestra salud y la simplicidad de su cuidado es descubrir una parte de lo esencial en nuestra propia vida.

LOS PIES TE SOSTIENEN FÍSICA Y MENTALMENTE

Los pies son los encargados de restaurar nuestro equilibrio corporal y psíquico. Su capacidad de adaptación al terreno, a sus condiciones e irregularidades, pone en marcha recursos físicos y psíquicos que estimulan todo el cuerpo.

Guardar el equilibrio es un arte ante la constante atracción de la gravedad, es saber estar en medio de los desequilibrios. Esto lo realizamos a diario con mayor o menor esfuerzo y cuando no somos capaces de ello, todo se derrumba. Levantarse y andar, levantar la moral, el ánimo, el tono, es el arte de recuperar el equilibrio. Y todo comienza desde el apoyo de nuestros pies. «Los pies jamás mienten. Me hablan del carácter de la persona», Salvatore Ferragamo.

Los usamos para levantarnos, caminar, correr, bailar, saltar… Son la base de nuestro cuerpo. No les damos ninguna importancia, ningún valor. Estamos demasiado ocupados con “todo lo demás”.

Pero los pies nos otorgan esa libertad de acción de la cual, como pasa con casi todo, no somos conscientes hasta que la perdemos. Los calzamos priorizando el estilo, la moda o la belleza, pero no lo fisiológico. Hasta que un día protestan: “Hasta aquí hemos llegado”. ¡Cuidemos nuestro pies!

Marquémonos unas pautas, sin embellecer, sin esmaltar… Dándoles mimos y cuidados con pedicura esencial y tratando en profundidad ese desgaste que nos ocasiona el invierno. Exfoliación, mascarilla, hidratación…