Hoy vamos a dar ideas para combatir una necesidad que me decís tener y por la que me preguntáis de manera habitual… ¿Cómo puedo endulzar un alimento de forma saludable? ¿Es posible? ¡Por supuesto que sí!

Como bien sabéis, la base de la alimentación es tener una nutrición equilibrada e intuitiva, y, por este motivo, siempre os digo que debemos escuchar a nuestro organismo. De manera puntual este nos puede pedir algún dulce como bollería, galletas… En ese caso y si es algo ocasional, se lo podemos dar.
Pero si, por el contrario, es nuestra cabeza la que nos lo está pidiendo todos los días, tenemos que trabajar este hábito y reducir el consumo de azúcar cambiándolo por otros edulcorantes más saludables.

Esto es algo muy común que les pasa a muchas personas y he considerado interesantehablar sobre este tema, sobre todo para ayudaros a llevarlo lo mejor posible. Entonces…

¿Qué endulzantes saludables se podrían tomar o podríamos utilizar?

Muchas veces os preguntáis si la miel podría ser uno de ellos. Es cierto que es un endulzante natural, pero, si hablamos de su composición nutricional es un alimento muy rico en azúcares libres y, por lo tanto, su consumo debe ser ocasional y no la podemos usar de forma diaria para endulzar todos los alimentos y mucho menos en grandes cantidades.

Endulzar de manera natural se puede llevar a cabo con canela, coco rallado, frutas maduras. Si hablamos de repostería podemos utilizar plátano, dátiles, frutas desecadas o incluso mermeladas caseras.

 

Y ahora sé que estáis pensando…

¿Y si soy de aquellas personas que no se puede quitar el dulce? ¿Qué puedo hacer?

Hay dos motivos por los cuales no te puedes quitar el azúcar, dulce o alimentos ultraazucarados.El primero es que tienes el hábito de consumir alimentos ricos en azúcares o alimentos edulcorados todos los días. Estos alimentos adulteran el paladar y por lo tanto en el momento de comer otros alimentos más naturales no nos saben a nada o tienen un sabor insípido.

En este caso mi consejo es endulzar todas las tomas del día, pero de forma saludable,como, por ejemplo: en el desayuno tomar una tostada con unos higos; en la comida una carne acompañada de una manzana asada; en la merienda tomar una fruta desecada yen la cena una ensalada acompañada de una fruta. Así estamos aportando en cada ingesta algo dulce y estamos calmando esa necesidad de consumir alimentos golosos.

Otro de los motivos por lo cual no nos podemos quitar el dulce y uno de los más habituales es prohibirnos tomarlos. ¡Debemos dejar de prohibirnos alimentos! Si te prohíbes tomar azúcar o productos azucarados hay mayor apetencia por esos alimentos. Por lo tanto, debemos ir cambiando nuestros hábitos poco a poco.

Un ejemplo muy simple para que entiendas el objetivo: si te sueles poner todos los días un sobre de azúcar en el café porque estas acostumbrada y, no te lo puedes quitar de golpe porque el café no te gusta sin nada de azúcar, vamos a empezar por disminuir poco apoco la cantidad y así, conseguiremos que haya un cambio de hábito, que no cueste esfuerzo y una mejor adherencia a ese cambio progresivo.

Para conseguir y aprender a introducir una alimentación saludable en nuestra vida, no tratemos de correr antes que andar. Espero que estas ideas os sirvan de ayuda para modificar esos hábitos insanos por otros más sanos.

Ya sabéis que cualquier duda o sugerencia os podéis poner en contacto con nosotros.Ana Manao te quiere regalar salud y bienestar. Déjanos cuidarte.