Las vacaciones de verano son un momento perfecto para desconectar de la rutina diaria, levantarnos más tarde, desayunar con tranquilidad, dedicarnos a nuestros hobbies preferidos, entregarnos a largas veladas de charlas y risas con nuestros amigos, viajar a esos destinos que nos apasionan… Pero también es un magnífico momento para cuidarnos más y mejor.

Ya sea en la ciudad o en la playa, puedes incorporar nuevos tratamientos para cuidar la piel de rostro y cuerpo, tanto en casa como en tu centro de confianza. Créeme, no es complicado y notarás los resultados, porque la piel es tremendamente agradecida cuando recibe nuevos cuidados.

Así que vamos a esmerarnos estas vacaciones. ¿Empezamos?

 

Cuidados para hacer tú mism@

1. Hidrata tu piel

Una piel bonita es una piel hidratada, elástica y suave. En verano, el sol y el calor la deshidratan. Si además estás de vacaciones en la playa, razón de más para aplicar un extra en hidratación, que ayudará a la piel a recuperarse. Hazte con una buena crema hidratante y aplica generosamente sobre la piel limpia después de la ducha, en suaves masajes ascendentes hasta conseguir que penetre bien. Si quieres dar un pasito más, puedes escoger una crema con un aroma especial, y aprovecharte de los beneficios de la aromaterapia.

2. Protégete del sol

Si vas a pasar largas jornadas bajo el sol, es importante que no olvides aplicar, antes de salir de casa, una buena crema con el factor de protección adecuado a tu fototipo de piel. Recuerda también reaplicarla cada dos horas para que se mantenga el índice de protección.

3. Cuidados para el rostro

Es posible que las cremas que emplees durante el resto del año en verano te resulten un poco más densas o pesadas. Pásate a versiones más ligeras y frescas, pero nunca dejes de hidratar el rostro, porque a pesar del calor, la piel necesita ese aporte de hidratación externa.

4. Consume mucha agua

Al menos un litro y medio al día. Te proponemos que pruebes las aguas infusionadas, que son una magnífica alternativa para desintoxicar tu cuerpo a la vez que lo hidratas. Las puedes preparar en casa, simplemente tienes que incorporar a una jarra con agua, trocitos de pepino. Puedes probar también con fresas, naranja, pomelo, … Experimenta y descubre cuál es tu favorita.

5. Un baño relajante

Velas, sales, espuma, tu música de fondo preferida… ¿te lo estás imaginando? Pues deja de imaginarlo… ¡y hazlo! Cierra los ojos y deja tu mente fluir. Sentirás el placer de mimarte y recuperarás esa sensación de bienestar interno que tan bien nos sienta a todos.

Cuidados para hacer en tu centro de confianza

1. Limpia en profundidad el rostro

Los peelings y limpiezas profundas consiguen eliminar todas las impurezas y suciedad, por eso el resultado es una piel resplandeciente y luminosa. Empieza las vacaciones con una buena limpieza facial, seguro que acabas incorporándolo a tu rutina de tratamientos.

2. Exfolia tu cuerpo

Antes de salir de vacaciones, es aconsejable hacer una buena exfoliación corporal, porque así lograrás una piel limpia, sedosa y un bronceado uniforme. Si lo haces cada cambio de estación, verás como notas la piel mucho más suave y luminosa, y además absorberá mucho mejor los principios activos de las cremas que te apliques, logrando mejores resultados: anticelulíticos, reafirmantes, hidratantes, etc.

3. Regálate un masaje

Disfruta de un buen masaje relajante, que aliviará las tensiones acumuladas y te ofrecerá una gran sensación de paz y bienestar. Es un momento único para ti, así que libera la menta y disfruta de una experiencia sensorial que despertará tus sentidos.

4. Belleza Flash

Si tienes una cena o evento en el que quieras estar resplandeciente, los tratamientos flash son perfectos, ya que logran un efecto iluminador inmediato que dura hasta 24 horas. Existen distintas opciones, según las necesidades de tu piel. Lo mejor es que te pases por tu centro y te dejes aconsejar.

5. Date un capricho

Manicura permanente, lifting de pestañas, cualquier excusa es buena para regalarte un momento sólo para ti y con el único objetivo de mimarte. Escoge entre la gran oferta de tratamientos que ofrecen los centros y experimenta nuevas sensaciones. ¡Te lo mereces!

Y recuerda que el placer de cuidarse es una opción al alcance de tod@s